No más privilegios forestales

Revisión a fecha de 14:11 11 sep 2015; Rana (Discusión | contribuciones)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar


Jorge ICCC.jpeg


Por Jorge David Chapas | Septiembre 9, 2015


Mientras la euforia de las elecciones generales se apodera de los guatemaltecos y casi todos seguimos el juego de la democracia i-limitada y no representativa, la mayoría de diputados podría hacer gala de lo que mejor saben hacer: expoliar (robar).


Días antes de que Otto Pérez Molina renunciara y sobrevinieran sus famosas audiencias, la agenda del Legislativo incluía la Tercera Lectura de la Ley ProBosques. Esta ley, como he dicho ya en varias ocasiones, es dañina para el medio ambiente, y no menos que eso para la economía, la política y el ámbito social. Esta ley propone continuar el Programa de Incentivos Forestales (PINFOR, 1996-2016), el cual a su vez, fue la continuidad del Programa de Incentivos Fiscales (PIF, 1975-2006).


¿Cuarenta años de subsidios no han sido suficientes para que despegue la industria forestal guatemalteca?


Los principales beneficiados han sido los mismos. “Empresarios” que rehúyen de la competencia y que encuentran en la cantaleta ambiental (deforestación, cambio climático provocado por el hombre, escases de agua) la seducción perfecta para políticos que, asumiendo que “todos” los guatemaltecos estamos de acuerdo, han aprobado los decretos 58-74 y la 101-96. Pero, ¿acaso no el “cambio climático” o el aumento de CO2 atmosférico en el planeta ha hecho un mejor trabajo en la regeneración de los bosques del mundo? (http://bit.ly/GlobalWarmingMoreTrees).


¿No se suponía que los programas eran temporales?


Ya Milton Friedman acertaba cuando decía que “nada es tan permanente como un programa temporal del gobierno”. Invito a mis lectores a que se unan a la campaña #NoLeyProBosquesPorque que impulsa Rana (www.redrana.org). Denuncien y exijan a sus diputados, a los actuales y venideros, que no aprueben esta engañosa ley. Si bien goza de buenas intenciones, los resultados negativos son inminentes.


En un artículo anterior presentaba el desafío de #RenunciOYa ¡Esta es la oportunidad de decir: Renuncio ya a más privilegios en el sector forestal! Si todos aquellos que llenamos plaza estamos convencidos de cambiar el Sistema, esta es una oportunidad. Renunciemos a los privilegios, a la falta de libertades en el manejo de los bosques naturales y plantaciones voluntarias y sobre todo a la inmoralidad que significa quitar a unos para dar a otros, aún y cuando la intención parece noble. Y no olvidemos que son estos justamente los momentos políticos en los que el Congreso y los grupos de interés suelen aprobar cualquier leyezuela.



Jorge Chapas es empresario forestal. Fundador y CEO de Rana. Miembro del CEES, del PERC y del Heartland Institute.