Libertad nacida a medias

Revisión a fecha de 02:03 15 sep 2014; Rana (Discusión | contribuciones)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar


JChapas Color.JPG

Por Jorge David Chapas | Septiembre 15, 2014


La libertad según Bastiat, “es el conjunto de todas las libertades: de conciencia, de asociación, de prensa, de locomoción, de trabajo, de comercio. En otras palabras, la libertad es el libre ejercicio, para todos, de todas las facultades inofensivas”, mismas que constituyen una prolongación de nuestra persona (existencia) y de nuestra propiedad.

Libertad nacida a medias en Guatemala hace 193 años porque heredamos de la colonia perversas instituciones que hoy nos tienen sumidos en la miseria y la violencia. La propiedad hoy estatal, otrora del Rey, de la corona, subyace como principio rector entorno al subsuelo, al agua y al bosque, por ejemplo. Por azares explicables no heredamos los principios del sistema jurídico británico: “aquel a quien pertenezca el suelo, también es dueño de todo lo que se encuentra por encima y por debajo por una extensión indefinida, hasta el cielo y el infierno”. No heredamos la propiedad, heredamos un sistema anti-propiedad y de esa cuenta todo cuanto desea realizar la persona es sujeto de permisos y decisiones arbitrarias.

Heredamos un sistema que expolia, que transfiere riqueza de unos a otros, por la fuerza o por la astucia, sin su consentimiento y sin compensación. Coincido pues con Arturo Damm cuando dice que la defensa de la libertad, casi de la independencia, equivale hoy en día a defender la propiedad, porque justamente todos aquellos males y crueldades vistos hoy y mañana muy probable devienen de dicho sistema que viola este derecho individual.

¿Hasta cuando aceptaras este sistema?

Tocar fondo no es una opción, porque simplemente no lo hay…o bueno, tal vez sí: es la degradación total, el florecimiento de las conductas más viles y menos civilizadas. Por eso encuentro tan justificado el fenómeno de la migración y a sus protagonistas hoy los felicito a la distancia. Porque han hecho patria afuera, han decidido vivir, aunque la muerte les juegue con marca personal.

Advierto tanta ingenuidad en los chicos y jóvenes portadores de antorchas. Tanta ilusión, pero ilusión sin fundamento. Son chicos que crecen al amparo de ideas tan equivocadas como perversas, víctimas del sistema educativo tradicional, regulado (público) y menos regulado (privado). Crecen pensando que el gobierno debe organizar la educación, la salud, la agricultura, la industria, el arte y el deporte, en fin, crecen sin diferenciar la esfera privada de la pública, siendo ésta última, únicamente la seguridad y la justicia. Así las cosas, no es sorpresa para nada observar golpes en el Congreso a favor de la nociva CICIG, de violaciones a los derechos fundamentales de niños indefensos, de inminente crecimiento de la deuda pública, de acoso a la libertad de prensa, de colusiones de postulación en el sistema de justicia, de absoluta inoperancia del sistema penitenciario y de conflictividad social entorno a los recursos naturales.

“Nuestros adversarios—dice Bastiat, creen que toda actividad no reglamentada ni subvencionada languidece hasta la aniquilación. Nosotros creemos lo contrario. La fe de aquéllos está puesta en el legislador. La nuestra, en la humanidad”. Yo apuesto hoy por la libertad completa, total…por la única que hace florecer la responsabilidad. ¿Y tú, a qué apuestas?

Post Scriptum. El jueves 12 de septiembre falleció mi amigo y maestro Ramiro Ordoñez Jonama, defensor de la verdadera libertad y cofundador de la institución que hoy veo crecer: Rana. A él mi admiración y compromiso por la causa de un ambiente sano y de personas libres. A su familia, mis oraciones.



Jorge David Chapas es agrónomo y maestro en economía ambiental. Empresario. Cofundador y director ejecutivo de Rana. Amigo del CEES y alumno del PERC.