¿Porqué fracasan las naciones (como Guatemala)?

Revisión a fecha de 02:05 8 sep 2014; Rana (Discusión | contribuciones)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar


JChapas Color.JPG


Por Jorge David Chapas | Julio 8, 2013


Analizar la coyuntura política, jurídica y económica de Guatemala resulta generalmente intracendente si no se revisa previamente la historia de fundación de los países latinoamericanos y más aún, cuándo esta se compara con la historia de fundación de los Estados Unidos. Yacen ahí elementos que explican el porqué finalmente vemos fracasar nuestros países.

Y es que es oportuno recordar que Latinoamerica y especialmente Mesoamérica y algunos paises del cono sur (e.g. Perú, Bolivia) fueron conformadosé como Estados de acuerdo a ciertas prácticas prevalecientes (y comunes) que implementan a su llegada los colonizadores españoles.

Los españoles, muchos de ellos—cabe recordar, arribaron a estas tierras bajo normas e instituciones definidas por la Corona Española. La estrategia de los colonizadores fue siempre la misma, dadas las condiciones de riqueza natural prevalecientes: secuestro o muerte de los líderes nativos a cambio de alimentos, tributos y recursos naturales, principalmente minerales como el oro y la plata. Es así que surgen instituciones tales como las reducciones, la encomienda, la mita (Potosí) y el repartimiento. Estas instituciones marcaron un largo de período de explotación y violencia.

Mientras esto sucedía en el centro y sur del nuevo mundo, Inglaterra se acercaba a los territorios del norte de América. No precisamente porque allí hubiese riqueza natural sino porque prácticamente era la única región que aún no había sido colonizada. Los aventureros ingleses encontraron condiciones diferentes, la primera de ellas, el haber arribado justo en un territorio organizado; una confederación de 30 entidades políticas que alegaban lealtad a un rey nativo (Wahunsunacock). Esta condición que imponía limitaciones de táctica y estrategia implicó la necesidad de establecer acuerdos con los indígenas locales y desde luego, trabajar para procurarse sus propios bienes. Antes, sin ellas llegarían incluso a practicar el canibalismo por la falta de alimentos.

Luego de recurrentes intentos por parte de los ingleses por hacer abdicar a los nativos, los ingleses establecieron ciertas normas (instituciones) que les permitieron sobrevivir. El reconocimiento y respeto a la propiedad privada y el intercambio de bienes, fueron en principio, aquellas que dieron pie a formas más civilizadas de convivencia. Luego estas serían vertidas en documentos (constituciones) que asegurarían también algunos principios democráticos y estabilidad en el ejercicio del poder político.

Mientras desde México hasta Argentina el común demoninador en los procesos de colonización continuaba siendo la explotación de los nativos, la creación de monopolios, la inestabilidad del poder político y la extracción de los recursos naturales, en Estados Unidos lo era la propiedad privada, el trabajo y el intercambio pacífico de bienes, es decir, aquellas instituciones que propiciaron los incentivos adecuados para una población que iniciaba a experimentar la revolución industrial a mediados del siglo XIX.

La mecanización del algodón en Inglaterra dio origen a la creación de nuevas tecnologías y formas de división del trabajo. A través del Atlántico Norte estas ideas fluyeron rápidamente hacia Estados Unidos y con ello una pujante actividad económica que activó la creatividad (ideas) y la creación de instituciones financieras (bancos) que convertían a su vez aquellas ideas en firmas. Las empresas operando bajo un sistema que brinda estabilidad jurídica, política y económica ha conducido por más de un siglo hacia la prosperidad de las personas y sus familias.

Guatemala es un país que—lamentablemente, ha fracasado en establecer las instituciones correctas que propicien los incentivos adecuados. La libertad y su aparejada responsabilidad individual, la vida y la propiedad privada son las instituciones que yacen estables y fuertes en la historia de los países más prósperos y que, sin caer en el juego perverso de la ingeniería social, se sostiene aquí que son las institicones que más probablemente conducen hacia resultados positivos.

De ahora en adelante, amigo lector, al hacer análisis de cualquier coyuntura política, jurídica o ecónomica de Guatemala, sopese la calidad y estabilidad de nuestras instituciones y tenga en cuenta sus ulteriores implicaciones. Sólo con ideas que sustenten las mejores instituciones conduciremos a Guatemala por la senda de la prosperidad, la justicia y la paz.

_____________________________

Jorge David Chapas es Director ejecutivo de la Red de amigos de la naturaleza (Rana) Ingeniero agrónomo y maestro en economía ambiental y recursos naturales, investigador asociado del Centro de Estudios Económico-Sociales (CEES) y ex-alumno del PERC Enviropreneur Institute.