Ominosa iniciativa de ley 4995

Saltar a: navegación, buscar

Giancarlo I.jpeg


Por Giancarlo Ibargüen | Febrero 18, 2016

Los países que tienen derechos de propiedad claramente definidos, debidamente defendidos y fácilmente divisibles progresan. En cambio, los que tienen derechos de propiedad indefinidos, indefendibles e indivisibles se empobrecen. Guatemala se halla en un punto intermedio. Debemos modificar nuestras leyes y prácticas jurídicas para enmarcar nuestros derechos de propiedad entre los primeros y alejarnos de los segundos. Solo así lograremos el anhelado progreso para nuestro país y dejaremos de ser pobres.

Por eso debemos preocuparnos también por la iniciativa de ley 4995 o Ley Marco de Ordenamiento Territorial. Esta ley terminaría colocándonos entre los países que, en vez de progresar, se empobrecen. La iniciativa de ley atenta contra nuestros de por sí ya debilitados derechos en este sentido. En el mejor de los casos, limita ampliamente los derechos de la propiedad; en el peor, establece mecanismos arbitrarios para poder expropiarla. En ambos casos salimos perdiendo. La iniciativa debilita irremediablemente la definición, defensa y divisibilidad –las tres “D”– de los derechos de propiedad del suelo. Lo que se debe hacer es todo lo contrario. Es decir: promover iniciativas de ley que fortalezcan el derecho de propiedad en los tres aspectos.

Si lo que pretende el Congreso es el desarrollo urbano y rural en todo el país, sigamos el buen ejemplo de los desarrollos urbanos privados como el de Jamshedpur, en la India. Jamshedpur nació como un pequeño pueblo industrial, desarrollado por Tata Steel para atraer trabajadores. Hoy Jamshedpur es una ciudad pujante con más de un millón trescientos mil habitantes y goza de la mejor infraestructura y calidad de vida en la India. La gobernanza privada de Jamshedpur es innovadora. Sus servicios públicos y su infraestructura se encuentran entre los mejores y más avanzados del mundo en desarrollo.

Jamshedpur demuestra que el mejor marco para el ordenamiento territorial son los derechos de propiedad. Estos proporcionan los incentivos para la creación de desarrollos territoriales privados, sobre los cuales construir un futuro nuevo y próspero.



Giancarlo Ibargüen es guatemalteco, empresario y educador. Es Co-Fundador de RAN, Ex-Rector de la Universidad Francisco Marroquín y cofundador de think tanks de reconocido prestigio.