Medio ambiente según un optimista racional

Saltar a: navegación, buscar

JChapas Rana 2017.jpg

Por Jorge David Chapas | Artículo publicado originalmente en República el 3 de mayo de 2017.-


Gracias a la Universidad Francisco Marroquín, el pasado viernes 7 de abril tuve el honor de ser anfitrión de uno de los pensadores quizás más originales de nuestros tiempos: Matt Ridley. Inglés de origen, zoólogo de profesión, vizconde y miembro de la Cámara de los Lores y periodista científico, el profesor Ridley nos deleitó a un grupo de Amigos de la Naturaleza con una conferencia sobre “¿Cómo evoluciona la prosperidad? La visión de un optimista racional”.

“La urbanización es una cosa buena” dijo Ridley al preguntársele sobre su postura respecto del crecimiento de las ciudades como algo bueno para el medio ambiente. “Sí…si las ciudades se concentraran no ocuparían más del 3 por ciento de la superficie del planeta y ello haría que los espacios naturales estuviesen menos intervenidos. Utilizando hidroponía y, por ejemplo, luz LED las ciudades podrían ser más eficientes y requerir menos recursos naturales”. Ello me da la oportunidad de insistir: la planificación centralizada de las ciudades no funciona y esta se concreta en los perversos POTs. Pesa sobre ellos una fatal arrogancia de los planificadores al creer que saben qué usos son mejores y en qué lugares; son coercitivos y distorsionan el sistema de precios de la tierra. El crecimiento horizontal de las ciudades del tercer mundo es un efecto de ello y eso amenaza a miles de especies de flora y fauna.

“Por 30 años he analizado el tema del cambio climático y luego de revisar la famosa gráfica del palo-de-hielo publicada en la revista Nature pensé que el problema era real, pero luego de revisar el trabajo de McIntyre (Steve) advertí que se ha desechado información científica importante de manera sistemática y se ha utilizado datos de forma selectiva”. Ridley comentó además sobre los problemas que acarrea la peligrosa teoría alarmista del clima haciendo énfasis en los altos costos de intentar aplacar los cambios en la temperatura y su escepticismo sobre la influencia del CO2 en el sistema climático mundial. Al respecto y como he dicho bastante sobre el tema, esta vez me permito complementar con un nuevo estudio sobre el papel beneficioso del CO2, el cual evidencia que el dióxido de carbono que el ser humano introduce al planeta contribuye al crecimiento de las plantas y que éste a su vez evita que haya un calentamiento peligroso del planeta, es decir, confirma el hecho de que el planeta sólo se ha calentado en 0.8 grados centígrados desde 1880.

Sobre los problemas del agua, Ridley afirmó que “la escases del recurso podría aliviarse mediante tecnologías como la desalinización, pero eso es posible solo si se crean mercados y un sistema de precios sobre el recurso”. Al problema de la sobre explotación de los recursos pesqueros recordó el mecanismo de “las cuotas individuales de transferencia puestas en marcha en países como Nueva Zelanda”. En este sentido me permito comentar que la tecnología slingshot es una de esas tecnologías que permite desalinizar y descontaminar el agua; paradójicamente su inventor, Dean Kamen, no ha obtenido el apoyo del Banco Mundial, ni de la Organización Mundial para la Salud, ni de las Naciones Unidas en general, ni siquiera de la Fundación de Bill y Mellinda Gates, todas agencias multinacionales o fundaciones privadas estatistas y mercantilistas a las que conviene la pobreza y el paternalismo indignante. (Por cierto, con este magnate de las tecnologías, Ridley sostuvo un interesante debate en 2010 en las páginas de The Wall Street Journal).

En fin, para mí fue un honor poder conocer a Matt Ridley y escuchar de viva voz sus ideas, las cuales, a propósito, él asegura tienen sexo. Sí…los niveles de prosperidad y aún la mejora de las condiciones de los guatemaltecos y del mundo entero, ha ocurrido a pesar de los gobiernos y no precisamente por ellos. Realmente ha sido posible gracias a un fenómeno colectivo de apareamiento de las ideas, un fenómeno que depende en última instancia del grado de libertad y de responsabilidad que tengamos las personas. Te invito a conocerle en http://www.mattridley.co.uk/ y a seguirle en @mattwridley. Yo me esfuerzo por ser un optimista racional, ¿y tú?



Jorge David Chapas es guatemalteco y empresario forestal. Fundador y CEO de Rana. Fundador de 5 Reformas Guatemala y miembro del Foro Liberal de América Latina. Sus artículos se publican en varios medios digitales en América Latina.